jueves, 20 de noviembre de 2008

EL HOMBRE DE CAMPO





Hombre de campo que habitas
en la tierra y la cultivas
y recoges el noble fruto
de tierra virgen y suelo bruto.

Campesino, tú que cosechas
canciones tristes y endechas,
y esperas alegre y con fe
que la tierra producto dé.

Ejerce paciencia labrador,
pues no es vana tu ardua labor
solo hay que saber esperar,
y mientras mantener y cuidar.

Remueve la tierra y planta
sembrando lo que mas te encanta;
quita los yuyos y riega
que llegará el tiempo de la siega.

Que los cielos lluevan para ti
y te bendiga Dios y te haga feliz,
sabiendo que esta alegría
es el fruto de lo que sembraste un día.

Hombre de campo, tú que miras
al sol con el rostro bronceado,
tu frente suda y transpiras
por tan duro haber trabajado.

Tus manos se han encallecido,
tus pies se han enrojecido,
trabajaste duro y tendido,
con lluvia o sol, calor o frío.

Aunque te sientas solo y herido
nunca, nunca te des por vencido,
multiplicarás tu fuerza productiva
y derrotarás hasta a la sequía.

Y luego de una gran jornada
de muchas horas trabajadas
descansarás, tú y tu familia
tranquilos, durante la vigilia.

No te desvíes campesino,
continúa por tu duro camino,
pon mucho empeño y experiencia,
trabajando con sabia conciencia.

Sé que sos un pequeño puntito
dentro de este universo infinito,
pero sigue esta vida alegre y sana,
sigue sembrando, segarás mañana.

3 comentarios:

Adrisol dijo...

hermoso poema dedicado a una de las profesiones mas puras que tiene el hombre..
no tienen vacaciones, ni feriados.trabajan de sol a sol y la mayoría toda la familia......
gracias por hacerles este homenaje.......

si quieres pasa por mi blog, así con tu comentario te adhieres en el día internacional del niño, a la lucha masiva en contra de la pornografía infantil.....
un abrazoteeeeeeeeeeeeee

Colo dijo...

Hermoso poemas Sandra, es tuyo? se parece a uno escrito en la carcel del cual publiqué un fragmento...

Besotes!!

Oca dijo...

Muy bonito el poema, pero aclara si es tuyo, ya sabes, para felicitarte. ^^